Celebrar la gloriosa resurrección de Jesús de Su tumba es la pieza fundamental de la Fe cristiana. Debido a que Él murió en lugar nuestro, resucitó de entre los muertos y está vivo hoy, es que tenemos perdón por nuestro pasado, fortaleza para el presente y esperanza para el futuro. Pero aún en medio de esta maravillosa época de celebración, los conceptos de la muerte expiatoria de Cristo, y la verdad gráfica sobre lo que significa que el Mesías se convierta en un cordero sacrificado, son un reto para los padres.

Papás y mamás quieren ayudar a los mas pequeños a comprender la magnitud del amor que Dios nos ha mostrado pero al mismo tiempo evitan algunos de los conceptos e imágenes perturbadoras que a menudo van de la mano junto con este conocimiento. ¿Qué deben hacer los padres?

En Kingsland, queremos formar un equipo con usted mientras enseñamos a los mas pequeños el profundo  amor de Cristo. También queremos armonizar en oración las vividas y conmovedoras imágenes, con mucha sensibilidad hacia nuestros espectadores más jóvenes. Por lo tanto, todos debemos considerar los siguientes principios:

1. Al enseñar sobre la muerte expiatoria de Jesús, es imposible evitar tocar el tema de morir.

Esto significa que los padres deben estar listos para explicar que, debido a que nuestro mundo está quebrado en pecado, todos mueren en algún momento. No necesita entrar en los detalles sangrientos de la muerte para cultivar la comprensión del concepto. Para los niños más pequeños, puede ser tan simple como explicar que la vida termina, pero Jesús vino para que podamos vivir para siempre. Y esa es la clave: mientras explicamos la muerte, los cristianos no tienen que convertirla en un tema deprimente. ¡Ese es el propósito de Pascua! Debido al mensaje de Jesús, la muerte puede ser completamente diferente: en Cristo, tenemos la oportunidad de vivir para siempre en el Cielo. Incluso cuando alguien muere aquí en la tierra, si ha confiado en Jesús como su Salvador, la muerte que podríamos ver desde nuestro punto de vista es realmente solo una puerta de entrada para estar con Jesús para siempre!

Con los niños más pequeño, puede ser tentador ignorar los principios de la muerte de Jesús en la cruz, pero al hacerlo se perderá la alegría de contarles el resto de la historia: que la muerte de Jesús no fue permanente, y por esta razón no deben temerle a la muerte.

2. Usar el ejemplo de un animal muriendo, aunque es triste para los niños, puede ser más fácil que hablarles de personas muriendo.

De hecho, esa es la táctica que Dios implementó para los israelitas en la Pascua, al ordenar a cada familia hebrea que trajera un cordero a su hogar para sacrificarlo, Dios estaba proporcionando una imagen vívida y gráfica de la muerte de un sacrificio. No estoy proponiendo que sacrifiquemos corderos para mostrar a nuestros hijos cómo murió Jesús. Creo que podemos seguir las mismas líneas de conversación: muchos niños enfrentan la pérdida de una mascota en la primera infancia, o conocen a alguien que lo ha hecho. Puede hablar sobre la tristeza de la muerte en ese sentido, y luego discutir lo maravilloso que es que Jesús murió en nuestro lugar, para que ya no tengamos que temerle a la muerte.

3. Los niños dependiendo de la edad y del nivel de aprendizaje responderán de manera diferente a las mismas imágenes.

Sea muy consciente de la capacidad que tiene el niño para asimilar lo que le está compartiendo. A veces podemos olvidar que los niños mas pequeños simplemente no tienen la capacidad de comprender imágenes abstractas y podemos subestimar la confusión o el trauma que podríamos causarle con las imágenes. Por ejemplo, la mayoría de los preescolares son muy literales. Ver una representación muy vívida de un drama o incluso una película que muestre la crucifixión puede ser difícil de procesar como algo que sucedió hace mucho tiempo, y que terminó con una gran victoria. Lo que usted ve como una gran herramienta de enseñanza, el niño puede verla como una gran tragedia.

Por otro lado, es saludable que los niños pequeños se involucren emocionalmente con la tristeza de la cruz para que puedan apreciar el alivio de la resurrección. Compartir la historia de la crucifixión por primera vez con un niño en edad preescolar junto con un libro de cuentos con imágenes manejables de la cruz puede ser grandioso. No se sorprenda ni se alarme si su hijo responde con lágrimas, pero asegúrese de continuar la conversación para que entiendan el final feliz de la historia.

4. No ceda a la tentación de ignorar la cruz y saltar a la resurrección.

Incluso para los niños pequeños, les recomiendo que comiencen a compartir sobre el poderoso regalo que Dios nos obsequió cuando Jesús dio Su vida por nosotros. Hay un gran valor en que nuestros hijos sientan el dolor emocional de la cruz, y el poderoso recordatorio que nuestros pecados pusieron a Jesús en esa cruz. Al invertir en esta enseñanza, la resurrección y la nueva vida que resultó del sacrificio de Cristo serán mucho más significativas para sus hijos.

5. Escuche las preguntas de sus hijos y responda honestamente utilizando las páginas de las Escrituras.

No se sorprenda si sus hijos le preguntan algo profundo y Estoy constantemente asombrado por cómo la mente de un niño comienza a explorar las profundidades del amor de Dios y las preguntas que tiene en estas edades: “¿Por qué Dios no hizo algo para que Jesús no tuviera que morir?”, “¿Por qué mataron a Jesús?”, “¿Por qué Dios el Padre dejó morir a Jesús?”

Es absolutamente apropiado que usted diga: “¡Esa es una buena pregunta! Busquemos la respuesta juntos para que podamos entender mejor “. Y luego pase un tiempo buscando en la Biblia junto con ellos estas respuestas. También puede acceder a los textos de teología de nuestra librería cristiana o enviar un correo electrónico a uno de nuestros pastores.

FocusontheFamily.com tiene algunos artículos maravillosos disponibles para los padres de forma gratuita.

6. Aproveche nuestro “Camino a la Cruz” en casa.

Nuestro maravilloso personal de Kingsland Kids ofrece una versión del Camino a La Cruz para hacerlo en casa, llena de lecciones practicas para que las familias completen juntas el Viernes Santo. Tendrá la oportunidad de viajar a través de cinco estaciones, cada una compartiendo una lección objetiva para los niños sobre lo que Jesús experimentó por amor a nosotros. Por ejemplo, una de las estaciones los llevará a usted y a su hijo a experimentar una “tumba” vacía donde Jesús fue colocado después de la crucifixión.

7. A medida que sus hijos crecen, use estas lecciones para invitarlos a poner su propia confianza en Jesús como Señor y Salvador.

Cada hombre, mujer y niño debe elegir cómo responder a la obra de redención que Cristo nos ha provisto. Busque momentos en que el Espíritu Santo esté trabajando en la vida de su hijo para invitarlo a poner su propia fe en Jesús. ¡No hay mayor privilegio como padre que llevar a su hijo a una nueva vida en Cristo!